Feeds:
Entrades
Comentaris

Archive for Abril de 2016

Ich hatt einen Kameraden

Álvaro Faubel (Mislata 1952-Valencia 2016) falleció de una breve y dura enfermedad el 30 de marzo poco después de cumplir 64 años. Álvaro era una persona excelente, un empresario vinícola ejemplar y un ciudadano decente. Pero sobre todo era mi amigo. Álvaro fue un buen camarada, entre todos el mejor. Coincidencias, afinidades visiones compartidas sobre lo que nos importaba y amábamos; el vino, su cultura, nuestro territorio vitícola, el cava: sus cavas, el cava de requena. Siempre juntos marchábamos defendiendo las practicas decentes y cívicas del negocio del vino, su rigor y su ética. La lucha por defender a las DO Utiel-Requena y Alicante contra su absorción manu militari. Luchamos juntos en un campo -el del amor a nuestro país- donde veíamos más allá del horizonte, un sector del vino del País Valenciano tal como se merece por sus calidades, cultura, historia y fisiocracia. Pero sonó la descarga de la vida y ante nosotros yace nuestro apreciado Álvaro Faubel a quien tantos, y cada día más echaremos de menos.

Álvaro Faubel ha sido vinatero en los últimos 28 años de su vida y anteriormente empresario además de Ingeniero Industrial. Entro en el sector vinícola valenciano en Torre Oria la empresa que creo el cava en Requena, como parte de su accionariado a través de Natra la empresa de extracción de cacao fundada por su familia. Allí se juramentó con el vino y su cultura. Después del conflicto que significo la diáspora de los fundadores de Torreo Oria, se inicio el despegue de los cavas de Requena con la creación de bodegas tan prestigiosas como Pago de Tharssys y su Dominio de la Vega, un aspecto estructuralista muy propio del pensamiento de Álvaro se hizo realidad. Dominio de la Vega es ha sido una cava de importancia histórica en el vino de la C.V.  en el cava y por supuesto en el Cava de Requena. De mi amigo puedo decir esto, siempre me trato con consideración y afecto, de forma empática y simpática, era un ser generoso y hospitalario, virtudes importantes. Pero en realidad no era así por mí, solo o especialmente conmigo, era así con todos, pues esa era su condición humana, él era así.

Álvaro Alberto Faubel Frauendorff nació en Mislata hace 64 años pues allí tenia casa, fabrica y la central de Natra, la empresa fundada por su padre,  Juan Ricardo Ferrándiz de Guzmán y Arturo Benlloch de Arévalo coincidiendo también en una fábrica de chocolate de Torrent. Faubel padre, era Licenciado en Químicas y miembro del Ilustre colegio de Químicos de Valencia y Ferrándiz conde de Albaida,  era una época de capitanes y reyes en este caso valencianos,  especie hoy casi desaparecida. Como tenían plantaciones de cacao en Guinea Ecuatorial, Faubel Talayero contrajo matrimonio con la sra. Frauendorff de origen germánico aunque nacida en Guinea.  Álvaro vino pues al mundo en Mislata,  la home office de una gran empresa valenciana cuyos clientes Nestle, Cadbury eran las potencias alimentarias del mundo. Estudio Ingeniería Industrial en la rama de químicas en la politécnica de Zúrich conocida universidad de la ingeniería civil situada en uno de las colinas de esta ciudad donde se establecieron los castro romanos,  él se consideró siempre un ingeniero químico . También Suiza fue muy importante para la confección de sus pensamientos de compromiso civil y de negocios, pues estudio en Sankt Gallen, la conocida escuela de negocios calvinista, fue su alma mater, que origino muchas de las actitudes y compromisos desarrollados  a lo largo de su vida y que le ayudaron   cuando la vida le puso a prueba. La primera llego con 26 años cundo su padre falleció  en 1980. Joven y con decenas de empleados y hermanos menores tuvo que hacer de tripas corazón y sacar la empresa adelante llegando a convertirla en una multinacional después  de su salida  a bolsa. En aquel viaje por el circuito principal de la vida supero con éxito salvando su empresa y a su gente, esta primera prueba cambiatica, no sería la única.

En 1988 Natra entro en el accionariado de Torreo Oria, la empresa fundadora del Cava valenciano en Requena 6 años atrás.  Torre Oria se había desfondado luchando por preservar su derecho a elaborar cava que el Ministerio de Agricultura quería quitarles, finalmente triunfo la razón y el derecho, pero Torre Oria necesito de la  entrada de accionistas  y de capital.  Los padres fundadores del cava en Requena: Vicente, Emilio, Fermín, German, Enrique y Ernesto habían luchado como quijotes contra los molinos de la injusticia y necesitaron   fuerzas mayores para vencer. Así fue, y con Natra y Álvaro   llego el abogado Fernando Medina que consiguió  un triunfo histórico en el Tribunal Supremo,  sentenciando contra del Ministerio de Agricultura restituyendo el derecho de Torre Oria a hacer cava que aquella ley infausta de 1986  había  cercenado. Pocos años después, nuevos e importantes accionistas de Natra llegados después de su salida a bolsa intentaron arrinconar al antiguo accionariado se produjo una disputa que se halla registrada en las hemerotecas de las cuales justamente ganaron los antiguos socios, gracias entre otras cosas a que Álvaro demostrando su ética y compromiso social se alineo con los padres fundadores. Estos recibieron el valor de su propiedad y se inició, una diáspora que produjo nuevas y buenas cavas  y como se suele decir “et toute le reste est literature”. Sí, pero de la épica ya que Álvaro Faubel demostró una actitud propia de los héroes y los justos. En 2001 Álvaro, Fermín, Emilio, Enrique y Fernando formaron una cava, Dominio de la Vega que en sus 16 años  se ha convertido en una bodega de  referencia, una cava elaboradora  de exquisitos espumosos y  de arraigo social por su compromiso vitícola.

Creo que Dominio de la Vega es la gran obra en la vida de Álvaro. Es naturalmente un trabajo en equipo, no suele triunfarse  de este modo,  si lo hecho no está cocido en el crisol de la germania.  Álvaro aporto su sentido empresarial estructural muy propio de un ingeniero que además estudio en Suiza, de él se ha escrito en un libro sobre los ingenieros industriales y la enología, que  “Álvaro Faubel enginyer industrial per l’école polythecnique  de Zúrich especialitat de química, és vinater i director gerent i propietari amb uns socis mes, del prestigiós celler  Dominio de la Vega de San Antonio de Requena aquest celler  que pertany a la DO Utiel-Requena i a la DO Cava elabora exquisits vins tranquils però, sobre tot caves que han assolit gran prestigi per la seua qualitat i respecte a la cultura i  el mètode cavista, es un bon exemple del valors del enginyers que conte aquest llibre,  es empresari i a la vegada professional i la seua metodología científica  i tècnica es veu a l’empàtica relació  que el cava de Requena ha construït la consideració  dels mercats”.

010 Reserva Especial

Así es, Dominio de la Vega es una magnifica cava bien organizada, profesional con cavas de altísima calidad como lo demuestra la nueva generación de cavas que se presentaron en el IVAM hace unos meses. Y como lo han demostrado  desde su primeras elaboraciones hace ahora 15 años sus bruts natures reservas. Dominio de la Vega,  ha desarrollado una cultura  procesal para elaborar vintages y millesimes de primerísimo  nivel. Cosa reservada a muy pocas bodegas cavistas,  ya que se necesita planificar desde la viña hasta el producto final con años de antelación. Y esto ha quedo bien demostrado en la nueva generación de los cavas  Dominio de la Vega. Álvaro ha  sido líder en esto del método  procesal en el interior del equipo, pero sin Emilio su alter ego, sin Daniel el enólogo hacedor que Alvaro tanto aprecio,   sin su Abel de confianza con el que pasaba horas, días  semanas enteras en el management  administrativo y el resto de su gente no hubiesen conseguido lo alcanzado. En pocas cosas se ve más este prestigio que en la selección  que el Consejo Superior de Investigaciones Científicas  y Miguel Torres el enólogo-vinatero catalán   director   del proyecto Zenit-Demeter hicieron para la investigación  de la relación del impacto ecológico  y la industria  vinícola. En cada región se escogió   una bodega y en la de la C.V.  la visión  científica y técnica del ingeniero suizo en una cava de Requena, fue para Dominio de la Vega  el mérito  reconocido.

Álvaro era una persona vitalista, culta, amante de la cultura, inquieto intelectual y ansioso de la humana relación,  como recordaran todos los visitantes de su Dominio de la Vega cuando él los atendía. Explico, como gerente de Dominio de la Vega la candidatura de su bodega  en la IIª edición del premio  a la Bona Comunicacio/Good Comunication/ Buena comunicación  de Aula Vinícola en 2011. Lo ganaron con brillantez ex-aequo con Segura Viudas, pues la buena comunicación  es una virtud de Dominio de la Vega y de Álvaro  Faubel.  El no fue  un “Gatopardo” (un caballero, un hombre de otra época viviendo en la actual) pero,  si había algo en él,  de los leones y los gatopardos que dijera el príncipe Salinas, y de los antiguos cavallers fundadores del Regne de Valencia, fue simplemente un ciudadano que había tomado conciencia de su condición, gracias su cosmovisión, y su experiencia, tanto vital como formativa a la que nunca renuncio pues esta fue permanente. Su último  master fue el de Tastavins de Avla Vinícola, se titulo despues de un año de estudio,   el pasado 29 de febrero 2016,   (para mucha honra de esta escuela decana). Pero, sí había algo en el de condicionante histórico  y si hubiese que buscar un paralelismo, sería el de un ilustrado de finales del XVIII, y en caso de que fuese francés un ilustrado amante tanto de la ciencia (Álvaro era también un científico) como de las humanidades, un girondino (que como dijera Lamartine en su Histoire des Girondins) eran todos aquellos que no eran jacobinos, y Álvaro jamás   fue un jacobino, su espíritu rebelde, su amor por las civilizaciones antiguas, por la herencia clásica,  le daban un punto de insumisión al pensamiento único,  que lo hacía  imposible. Un Conde Buffon  de l’horta haciendo cavas en Requena, esa es una buena definición. Era un buen polemista, un gran refutador, y casi siempre quería tener razón (defecto que no padecemos nadie, je,je) pero igualmente se documentaba en sus razonamientos  y como buen alemán era organizadísimo   en estas vesanias. Pero, igualmente era poseedor de una gran nobleza y generosidad, y si encontraba  en los razonamiento e ideas de otros que se oponían a sus más fuertes creencias, un punto de ecuanimidad y de justicia en los pensamientos contrarios, los aceptaba con el agradecimiento que se le enriqueciera  su punto de vista, poseía  esa virtud arete de los antiguos atenienses y jonios, su amor por la belleza, el arte, el intercambio de ideas y el derecho de los ciudadanos, era así mismo un librepensador. Quizá sus tozudeces tuviesen más un origen atávico  racial,  que de su experiencia vital y formativa, al fin y al cabo Berwin y Helga viven demasiado en el ethos y en el etnos  germánico, más de lo que la gran humanidad de Álvaro Faubel y la história  europea del siglo XX   recomendarían. Como alumno del Master Tastavins de Avla Vinícola (XIVª promoción  Valencia 2015) fue excelente, positivista y agradecido (como buen hedonista que era), “chapeau”  decía cuando acababa una clase  a los profesores y al Avla por la lección recibida. Fue el fotógrafo oficial de la promoción    y nos ha dejado una gran colección de fotos excelentes (era un gran fotógrafo) para la historia y la memoria del Avla Vinícola y del sector del vino.

DSC_2957

Álvaro Faubel, primero por la izquierda, en la clase del Profesor John Maher

 

Además su trabajo de fin de curso hecho conjuntamente con otros dos alumnos de la XIVª promoción;  José Barrachina  (vinoteca Divino) y José Catalán (comercial de Freixenet en Valencia) mereció  un 9 del director del curso y será publicado junto con otros trabajos de fin de curso del Mater Tastavins, en el primer aniversario de su fallecimiento (marzo 2017). Fue un estudio sobre “la Shyra sus orígenes  y mitos”, un espléndido  trabajo académico que el entrego como siempre con gran aspecto formal. Deja un gran hueco Álvaro Faubel entre su familia, sus amigos, compañeros, socios y en el sector, como han dicho muchos Tastavins y profesores cuando les informe que se nos había  muerto nuestro camarada, “le echaremos mucho  de menos” así será, y que así se escriba, pues gentes del temple de Álvaro Faubel que poquitos hay.  Aufidersen  kamerad.

IMG-20160331-WA0000 (1)

Joan C. Martín

Enólogo y escritor

Director del Avla Vinícola y del Master Tastavins

Anuncis

Read Full Post »