Feeds:
Entrades
Comentaris

Archive for Setembre de 2014

EL SÉPTIMO CIELO

EL SÉPTIMO CIELO

El estilo de los vinos, es, como el destino de los hombres, que desde la infancia parten en busca de una visión y esa visión marca su destino, pues el de los hombres, como el de los vinos, es su carácter. En una tierra tan cargada de riquezas, de mitos, de leyendas  y de historia como l’Empordà, en viaje milenario en pos de su destino, esto es, un ascensión celestial. Así, mientras otras zonas quieren partir, l’Empordà ya   llego,  ya estuvo allí,  en busca de su estilo definición de vinos final (en vinos, es su carácter, su identidad). No siempre se puede tener la suerte (para un escritor e investigador  de vinos) de ser testigo de esto, de esta larga marcha.  Después de dedicar años a la investigación y de estudiar e intentar comprender, como eran aquellos vinos (excepto el antiguo Alikant wine,que se puede ver en el  Raspay de Primitivo Quiles, que  ahora puedes beber, disfrutar y saber  como era el Alikant classic del siglo XVII, tan querido y buscado por los english merchant) no todos se pueden materializar, y por tanto algunos vinos del pasado son una visión, mas  de una ensoñación buscada, que una visión del pasado, como diría Keats en The Tower).

Vinyes DO Empordˆ, coll del Reixac Rab—s, Alt Empordˆ, Girona

Paisaje vitícola de l’Empordà

La D.O. Empordà acoge divulga ampara y protege los vinos de l’Empordà que son de diversos tipos. Se hacen muy buenos cavas, ya que desde hace mucho esta zona esta acogida por la DO Cava. Han sido también destacables los blancos producidos por las uvas Macabeu y Xarel·lo, que son irisados, fragantes, de viñas cultivadas en suelos limosos y graníticos del litoral, refrescados y humedecidos por la mar  continuamente. Y en la época de antes de la modernidad y diseño gastronómico, usados para el aperitivo ( acompañados para y por salazones, capellanets,  olivas maceradas) y también hay la Garnatxa y Carinyena blancas de la montaña interior. Ha sido  -y es aun-  l´Empordà tierra de cultivo y solar de los vinos solejats, como le decimos los enólogos de antes, o  de sol i serena   como gustan de decir a los etnólogos. Y también como no podría ser de otra manera,  de vins cuyts, el antiguo caldvm de la cultura vinícola romana. Y que recrearon los templarios, pues el Mas Deu no esta tan lejos. Vinos estos, ricos y generosos para el postre y la larga sobremesa y tertulia. Y l’Empordà, es, la tierra de la garnatxa roja de l’Empordà, la de sus vinos dulces, licorosos y rancios, un elixir  que como el fuego sagrado fue entregado por los dioses a los hombres  cuando el mundo era joven, y que como dijo el sommelier del Celler Can roca en una cata en la Garriguella -el Sr. Pitu Roca- “aquest vins m’agraden per que saben a terra, a vinya, a gent, a origen, els meus ulls, veuen en ells, el meu petit  país (l’Emporda) i la mirada em du, al  gust aspre, madur i pansit dels vins dolços de la garnatxa” Esta zona vinícola se asienta sobre dos subcomarcas: l’alt y el baix Empordà, la primera abasta 35 términos municipales y al segunda 13. Los suelos aunque con diferencia locales manifiestan una homogeneidad edafológica. Su mayor diferencia esta en las acumulaciones aluviales, y los suelos pizarrosos y graníticos. Los suelos arenosos están bien presentes y son la causa de la frescura y acidez de los vinos tintos. En Les Alberes, las suaves y abiertas parcelas a la plana ampurdanesa  los convierten en longevos, frescos y equilibrados. La orografía está delimitada por su marco entre les Alberes  -la montaña cuando se aboca  a la mar- y al SO  la montañas de les Gavarres, con el mar a su levante. Las laderas de suaves y planas están ribeteadas por las riberas del Fulvia y el Muga. En medio como una egresión de la típica serralada pre-litoral está el Montgri, macizo árido y salvaje que protege el petit Empordà situada al mediodía y que es el baix Empordà que contornean  el Ter y Daró  y más al sur  el Ridauara. Este paisaje fue descrito por  la erudita viajera Rose Macauly que dejo escrito en su Fabled Shore (1949) una descripción que es, combinación entre paisaje y situación geográfica estratégica “La carretera, la antigua vía romana  de las Galias a la Tarrconensis se extiende desde Port Bou en salvajes y nobles curvas, descansando como una serpiente enroscada a lo largo de áridas laderas montañosas de l’Alt Empordà,  trepando vertiginosamente, precipitándose escarpadamente en gargantas y barrancos, arribando a profundas  y rocosas  calas, donde aguas  azules  empujan las olas a cuevas rocosas y pequeñas bahías,  de arena, donde  susurran y canturrean   en su incesante murmullo” vinyes l'emporda

Vinyes verdes vora mar”  a l’Emporda

El clima del Empordà es una de sus características más definitivas, el viento de Tramontana tiene una hegemonía sobre los ciclos vitícolas, secan las viñas y si la pluviometría es baja  afecta desarrollo vegetal. El clima de una zona situada en el NE. de la península ibérica entre los Pirineos y el Mediterráneo es un condicionante para una tierra de viñas, y una de sus características mas definidas  la hora de que sus vinos expresen el estilo definición. Típico de esta contracción de cadena  montañosa y mar es la alta insolación y las pocas lluvias. Pero todo junto es  un elemento de la ecuación cualitativa de los vinos de l’Empordà, que sobre todo,  se manifiesta en los vinos  dulces (licorosos y solejats) y los tintos.  Pero aun así la precipitación alcanza los 600 mm  anuales, lo cual comparando con otras zonas  no es tampoco una limitación definitiva. Las lluvias además  son, concentradas estacionalmente por los vientos y la gran evaporación del poco profundo zócalo continental,  en primavera -principios- y octubre, no interrumpiendo mucho la vendimia al menos de las variedades autóctonas. La historia es un gran peso en l’Emporda, como decia Toynbee en “Ciudades de Destino” hay territorios que soportan un peso de la historia  superior a lo que puede contener. Es su destino, debido a la posición geográfica y la temprana historia en que inicio el mito del vino. La historia Lycurgo y su mitología de la copa tallada, es bien explicita del significado del inicio de la historia, Tucidides decía que la civilización  se inicia en el mediterráneo,  cuando sus pueblos aprenden a elaborar el vino y el aceite, y  la viticultura en este rincón del mediterráneo es el principio de la cultura ampurdanesa. Está, es tan rica, que no sabes a donde mirar, el territorio y el paisaje es de una belleza salvaje, pura binomia; mar y montaña, masía y territorio. Su gastronomía (anxoves de l’Escala, cassoletes y guisos caseros,  embutidos diversos, caracoles de las ribas etc) es aún más rica que su restauración. Y eso que está siempre tuvo nombre míticos, Can Fabes, Celler Can Roca, El Bulli, Ampurdan, Duran, Almadraba Park,  etc,  la lista es eterna. Y sus genios, esta  es la comarca que concentra (como Irlanda premios nobeles) más genios por km2, Ramón Muntaner, Josep Pla,  Dali, Lluis Llach, sus cocineros, los pintores de la escuela ampurdanesa. La DO Emporda tiene unas 2.000 has en su mayoría de variedades tintas, de las que sale una producción de 4,000.000 de litros  entre vinos tintos y rosados. Y una siempre interesante producción de Moscatel y de la Garnatxa roja utilizada para elaborar  vinos dulces de postre que  tiene una interesante, pero ampliable producción de 181.600 litros. Los tintos de l’Empordà están en una ascensión que hará historia. La mayoría de la superficie vitícola ampurdanesa es de variedades tintas (1.540has) y está aun, liderada por la Carinyena o Samso y la Garnatxa (980 has). Hay una notable presencia de variedades aloctonas plantadas en diferentes épocas, pero que se incrementó en las 2 últimas décadas con la Cabernet Sauvignon y la Merlot (350 has). Como en otras zonas estas variedades se plantaron por y para la orientación al mercado. Se suponía, que la fama y conocimiento global de estas viníferas parecía garantizar la aceptación de la producción vinícola de una zona. Pero, nunca deberíamos suponer nada. Al fin y al cabo la demanda de estos vinos es mas en los mercados de exportación y a la exportación l’Empordà solo dedica el 10% de su  producción. Hay también una notable e interesante presencia de la Syrah que ha aplicado aquí toda su capacidad de adaptación vegetal ya que es una variedad meridional aclimatada al mediterráneo desde más de 1.000 años. La Syrah produce una exquisita calidad en l’Empordà pues su maduración azucarada y su maduración fenólica coinciden superando al dificultad climática de los vinos meridionales, ya que aquí,  a la inversa  de la Europa vitícola continental y atlántica, la azucarada se adelanta en muchas ocasiones, pero en l’Empordà su magia climática y orográfica ha hecho de esta uva glamurosa una clef de vôute en el coupage de los tintos ampurdaneses. gARNA

garnatxa roja de l’Emporda

La calidad, origen y estilo definición de estos tintos están produciendo una masa critica enológica, que hará de ellos  los tintos más apreciados, es cierto que aun están in progress, pues la presencia de variedades como la Cabernet y la Merlot deben dejar parte de su parte en el coupage a las variedades autóctonas, que son las que concentran las virtudes organolépticas de los tintos ampurdaneses,  a los que la Syrah les da un glamur fascinante. Pero es una ascensión que esta llegando a su climax, y que ya, el inicio de esta marcha, fue anunciado por el pater et magister de la nueva vineria catalana, mi añorado amigo y maestro Jaume Ciurana quien en  1979  dejo escrito en el capitulo de l’Emporda en “Els Vinos de Catalunya” Els Vins de l’Emporda podriem definir-los actualmente com una excel·lent materia primera que esta a mig cami del seu acomplert i optim refinament”. Tenía razón Jaume Ciurana. Completos y refinados es lo que me han parecido los tintos de l’Empordà que he catado, grandes  vinos, crus exceptionelle muchos de ellos, donde he encontrado  finura, frescura,  una acidez equilibrada con el alcohol y la azúcar residual. Tintos aromáticos que expresan la tierra y el sotobosque  y la influencia marina de l’Empordà, especiados, equilibrados. Son de bouquet profundo como las escotaduras de su brava costa.

GARNATXA

Vendimia de garnatxa negra a l’Emporda

La particular ascensión hasta el séptimo cielo, de los tintos de l’Empordà, comenzó hace muchos años, como ya señalo Jaume Ciurana, Jan Read en su entrañable libro The Wines of spain señalaba las delicias de los tintos jóvenes, frescos y especiados y de los deliciosos y brillantes rose como señalo Jancis Robinson una década después, en su enciclopédico y magnifico libro del vino –“el libro del vino” The Oxford Companion Wine. Decía que los rosados del Ampurdan eran frescos aromáticos y expresivos. De los tintos aparte de coincidir con Jan Read en los jovenes,  nada decía de los tintos criados. Pero Jan Read si, Jan señalo y describió como tintos maduros especiados y típicamente mediterráneos, el tinto Cazador y el Reserva Don Miguel de Cavas del Ampurdan. Pero Jan era un privilegiado, vivió meses en la Costa Brava, pues entonces era guionista en Hollywood, mientras se rodaba Pandora y el holandés errante, con la Ava Gardner y el James Manson. Entonces se enamoró de Catalunya, de su cocina y vinos,  y de la pura tierra y el mar de l’Empordà. Jan Read fue amigo de Ray Harryhausen,  el mejor creador de efectos especiales cinematográficos  de antes de la informática (Ulises, Jasón y los Argonautas, Simbad el Marino). Read -que es el mejor escritor inglés de vinos, después de Maurice Healey-  tenía un senso sobre los tintos de l’Empordà que cuando los contaba, cautivaba la audiencia. Recuerdo sus eneseñanzas en las cenas un lujo academico.

Pero, ¿como son ahora los tintos de l’Empordà?, ¿a que sabe l’Emporda?. L’Empordà sabe  a vinos, a cultura enológica, pues además del estilo definición de los tintos -en vías de consagración-, como  en  otras zonas clásicas relictas del mediterráneo, la personalidad vinícola de la comarca es polisémica. L’Empordà es la casa de Empuries la antigua colonia griega de los focenses de Massalia (Marsella). El lugar de cultivo en la antigüedad de uvas aun hoy presentes, la Piquepoul (la uva que atraía a las gallinas) o la Moscatel de Alejandria (la apiano ancestral, la uva dulce que atraía a las abejas) según contaba Plinio. Y no es de extrañar Phoecia es una ciudad Jonica de Anatolia, península de la actual Turquía. Y de Anatolia vienen  la mayoría de las variedades primigenias gracias  a las vias de salida desde el Cáucaso; la póntica y la orientalis. La variedad moscatel de Alejandria tiene un epinomia etimológica bien clara, Anathelicon Moschaton; el moscatel de Anatolia. Empurias es también un símbolo del actual ecran catalán, que como  su gran legislador. Jaume I,  conocía y reconocía se basa en  el ethos de la lex romana. Así usatges y furs vienen de esta herencia grecolatina y la practica consuetudinaria del carácter catalan. Empurias fue un municipio, mas tarde ciudad  que iba diluyendo las separaciones fisicas entre los barrios de romanos, griegos, iberos y celtas mientras fortalecía las murallas exteriores. Es la romanización, cuyo impulso civilizatorio todavía vemos en tantas comarcas de l’arc del Mediterrani, en el territorio, en la viticultura,  en el sistema de tenencia y transmisión de la tierra. Masia y territorio son conceptos de gran significado en la viña ampurdanesa. El Valor polisémico de esta cultura enología  ampurdanesa lo vemos es su panel vinícola. Blancos singulares mediterráneos fructosos, frescos, maduros. Los vinos de postre  de sol i serena, el cuyt herederos del passvm i el caldvm romanos. Pero ¿y los tintos? cual es su sabor, su elan, ¿a que saben los tintos de l’Empordà?,  ¿como son?. Todos sabemos como es un Medoc, un Rioja, como sabe un Rueda, un Rias Baixas, un Hermitage. Esto, és el estilo definición, aquel que viene del tipo de viticultura, de las variedades del territorio,  y de su  vinificación, que dan ese tipo concreto de vinos, de sus gustos y aromas de  su color, de su cuerpo, de su vida, que le  diferencian de los demás tintos. Ya en 1997 Tom Stevenson en  su interesante Encyclopédie Mondiale du Vin señala que los tintos de l’Emporda eran superiores a sus rosados (hasta la década anterior la crónicas decían la inversa), y destacaba en los tintos su “rouge color cerise foncé, assez corsés et au goût de prune” Y ya, la mismísima Jancis Robinson en su colaboración con el gran Hugh Johnson en su “El Vino atlas Mundial (2007)” recoge la evolución del estilo del tinto ampurdanés, bien distinto de su opinión que señalara en su The Oxford Companion Wine,(1991)  “En la actualidad ofrece una  gama cada vez más interesantes  de mezclas, tanto tintas como blancas.” 23 años antes, ya Eduard Puig Vayreda presidente de la DO Ampurdán-Costa Brava había dejado la señal (1984 Anuario del Vino Español) en el camino “Los tintos tradicionales de cuerpo, color y grado que representan un reto para los elaboradores de la zona ya que, según experiencias realizadas, estos vinos sometidos a envejecimiento alzan resultados sorprendentes, por lo que hay que emprender seriamente su crianza”. Entonces, !todo estaba ahí!, el carácter único de su color rouge cerise fonce, el estilo (los tintos basados en las mezclas (coupages y ensamblages),y finalmente  con buen cuerpo (assez corses)  y gusto a fruta:  a un tipo de fruta (las pruna blancas), y finalmente  seria la clave la crianza que señalo Eduard Puig, es decir diseñar un proceso de envejecimiento, que fuese la suma de territorio, geografía, historia, variedades y cultura enológica. Entonces ¿cual es el camino? ¿por que se dejo “senda por atajo”?, ¿quizá fuese necesario pasar por ello?. Quizá la interacción del mercado, la orientación a la tendencia mayoritaria (las variedades globales) era necesaria, para la postreflexión distanciada, quizá, pero esa tendencia llevaba a la parte del segmento de los mercados, a la base de la pirámide del mercado, donde tu cabernet, tu merlot, se ve como un sucedáneo, sí, un commodity que era fácilmente identificado por el consumidor del supermercado o por el operador de la estructura del comercio vinícola internacional, fácilmente identificado pero, escasamente valorado en precio y posicionamiento. Pero eso és, para zonas  muchos miles de Has, no para una pequeña DO, ni para producciones en vaso, sino para producciones en espaldera,  de rendimiento de 10.000kg. Algo que no era l’Emporda y no era para l’Emporda. Entonces ¿cual era el camino?, ¿cual es el camino? El camino del estilo definición de los tintos ampurdanes ya estaba marcado por lo dicho en la segunda opinión de mrs. Robinson, en la Tom Stevens y en la de Eduard Puig, ya muestreada por Jan Read  y  todo sentenciado por Jaume Ciurana el refinament final. La expresión de territorio, etnología, variedades (carinyena –samso-, garnatxa, syrah) y las prácticas enológicas. Cultura y vino, ¡Cultura y Vino! Fortuna y gloria, ¡Fortuna y Gloria!. Como la que he encontrado en estos vinos recientemente catados y que han conseguido altas puntuaciones, todos más de 9 puntos sobre 10.  

CUADRO TINTOS DE LA D.O. EMPORDA

marca bodega tipo variedades caracteristicas
Marti Fabra vinyes vells Celler Marti Fabra Tinto con crianza garnatxa, samso, cab.sauvignon, merlot Colot rojo sangre con  brillantes ribetes  mangrana. Aroma  a matorral mediterráneo y a miel de acacia. El sabor mineral,  especiado, fresco y agradablemente  balsámico. El postgusto muy elegante.
Llavors La vinyeta Tinto crianza Cabernet sauvignon, merlot, syrah, cabernet franc, samso, garnatxa Color morado con brillos zafiros. Aroma a fruta madura muy frutoso. Sabe a especies, matorral de garriga, tanino maduro y sirope
Espelt Saulo Viticultors de l’emporda Tinto joven Garnatxa, carinyena Color cereza luminoso, caleidoscópico. Perfume más que aroma a trufas y bayas.    Notas vitales, a la tierra al bosque. Su sabor es complejo,  polisémico mineral y especiado.
Cercivm Mas de Llunes Tinto madurado Garnatxa, syrah, cabernet sauvignon Color gran cereza fonce Aroma i frutal intenso. Sabor afrutado  combinando muy bien el tanino de la madera con el tanino dulce de las uvas maduras, goloso.
3 Fincas
  1. Perelada
Tinto crianza garnacha, samso, monastrell, syrah, merlot, cabernet sauvignon Color cereza picota, con destellos granas. Aroma fragante y matorral mediterráneo; espliego, romero y lavanda. Sabor balsámico y mineral, cálido y fresco, buen cuerpo.
Sinols Empordalia Tinto crianza samso, garnacha, cabernet sauvignon, syrah, merlot Colo rojo cereza mate. Aroma maduro, mineral, frescos y perfumes de fruta madura, Gustos tostados y balsámicos. muy elegante y aterciopelado,  con  viveza.
Floresta Pere Guadiola negre jove  Syrah,  merlot  garnacha,  samso  Color fulgente,  rojo carmesí. Aroma frutal intenso  a perfume  vegetal de las plantas aromáticas y helechos arborescentes. Gusto mineral, fresco,  a moras y frutas rojas.  Postgusto largo,  elegante.
Grand Recosind Celler santamaria Tinto crianza Garnatxa, cabernet sauvignon, tempranillo, merlot. Rojo teja con tonos cereza,. Aroma a trufa y fruta algo mentolado del roble americano. Sabor fino, aterciopelado, balsámico, fresco.
Heus negre Celler la Vinyeta Negre jove samso,   garnacha, merlot Color morado grana pero con brillo. Aroma  frutas negras maduras (ciruelos negros) y matorral mediterráneo (alfábega, romero y tomillo). El sabor a frutas maduras y horneados de almendra, mineral, tánico, postgusto, maduro largo y amable
Can Sais selecció Celler Can Sais Negre crianza ull de llebre, samso, merlot, garnatxa Color rojo rubi cubierto y destellos cerezas, aromas a frutas maduras y regaliz, gusto especiado, maduro, fresco y mineral.
Vinya Selvá de Mar Mas Estela Negre reserva garnatxa, syrah, carinyena Color rojo cereza con tonos granas y destellos rubís. Aroma a frutes maduras, y especies. Gusto de frutas maduras taninos maduros dulces mineral y fino.
S’Alou Vinyes les aspres Negre reserva cabernet sauvignon syrah, garnatxa, carinyena Color rojo cereza grana, cubierto. Aroma a frutas rojas silvestres maduras. Sabor a compota de mora de barranco. Fino, mineral, elegante, fresco, algobalsaico.
Finca Furot Vins Oliveda Negre criança Samso Rojo cereza con destellos grana. Aroma muy concentrado a  frutas maduras especies  y torrefactos. Gusto fino, elegante, especiado, con taninos maduros y sabrosos. Pura esencia
Carlota Oliver Conti Tinto con crianza Cabenet Sauvignon, cabernet franc Color rojo cereza, aroma a fruta madura y tanino maduro. Gusto maduro, especiado, algo balsámico.

Por tanto vemos que en la larga ascensión a su séptimo cielo en busca de su estilo definición, los tintos de l’Emporda han sido el resultado de una enología civilizatora que expresan los  valores  de base antes citados (territorio, clima, especies) Si los cabernet y merlot están presentes, no es ya por  un propuesta generica del mercado, globalización no significa modernidad. Se puede ser moderno haciendo evolucionar las samso y la garnatxa en l’Emporda hasta hacer de ellas caldos, finos sugerentes, únicos como han hecho las bodegas de  los vinos catados en el cuadro. Si  las tintas bodolesas estan presentes en su coupage es ya porque los vinateros ampurdaneses son, están, convencidos de que en su justa proporción sinergizan las potencialidades  del coupage clásico ampurdanés. Así, garnacha y samso  (el 70% del coupage empordanes) son dos tintas especiadas aromáticas y finas que expresan una agricultura integral para hacer una viticultura sostenible en el territorio de la que se obtiene unos crus exepctionells que no pueden dejarse de conocer, beber, degustar y disfrutar. La mixtura es propia de l’Empordà desde el amanecer de los tiempos vinícolas. Como decía CamiloJosé Cela “Salud compadre que en la variedad está el gusto”. Logo_horitzontal_DO Joan C. Martín. Escritor y enólogo

Anuncis

Read Full Post »