Feeds:
Entrades
Comentaris

Archive for Agost de 2012

A GREAT BLESSING,

PORTO,  MADEIRA,MALAGA, ALACANT, XEST. (2ª PARTE)

PORTO ; PAIS y TERRITORIO

La primera vez que visite Oporto, entre por el mar, atracamos en el largo  muelle del Douro dominado por el imponente puente de hierro construido por Eiffel (1876),  tan hermano del que construyo este ingeniero en otra zona vinícola mítica (la Borgoña) el de Dijon sobre el Rodano. Es una buena forma de entrar en Oporto, el mar ha sido determinante en la creación de este vino. La desembocadura del Douro en el  océano, es el final  de un cable unido al circuito principal cuyo conmutador es  Vilanova de Gaia.

Otras veces visite Oporto y su país, y siempre recibí la misma sensación la de sumergirme en un mundo singular y único, en una civilización. No hace mucho, German, el director del restaurant del Corty de la avda. de Francia de Valencia (por cierto hacen uno de los mejores dry Martini que he probado en mi vida) me pidió un contacto para visitar Oporto, le di uno de primera, el profesor  del master Tastavins que da la clase Oporto y sus vinos, un técnico del Instituto do Vinho do Porto, cuando regreso, le pregunte por su visita, me dijo que impresionante el trato, los anfitriones, las bodegas, las quintas  ¡los vinos!   que había visitado muchas zonas vinícolas en su vida, pero que Oporto era otra cosa, era  otro mundo, Así es, le conteste, Oporto y sus vinos son una civilización, como la Champagne, Madeira, Jerez, Malaga, Burdeos, Borgoña, Napa Valley, la Toscana o el Rhein Hessen. Cuando se visitan estas zonas se comprende la diferencia con otras zonas vinícolas buenas, estupendas si, pero estas son una civilización en si mismas, reclutantes de todos los factores que las conforman; instituciones, cultura, filosofía, idioma,  territorio, especies, agroestructuras, arquitectura, arte, literatura.

El valle del Douro, el lugar del origen y producción del vino Porto, es el país del Oporto, un país de 245.000 has de las cuales 40.000 has son  viñedos. El rio que serpentea  a lo largo de 150 km. hasta la frontera con España, entre las vertiginosas vertientes de las montañas que lo encajan, es tan factor como el suelo y el clima.

Un lugar como este, con una puerta de entrada desde el mar al rio, con una  ensenada como la de Porto, ha sido lugar ancestral del cultivo de la vid y de la elaboración de vinos. Pero  el gran vino de generoso y añejo, el actual Porto,  surgio a finales  del siglo XVII y principios del XVIII, a consecuencia el incremento de la exportación de estos vinos a Inglaterra, su alter ego, su espejo en la ecuación civilizatoria de este gran vino. A mediados del siglo XVII crecieron las exportaciones del antiguo vino de Porto a Inglaterra. A pesar de ser un tinto consistente, con graduación y color tenia problemas para resistir la navegación, era un vino típico de país, un caldo rural,  patois,  un poco de pasto, robusto, abocado  y poco fino, pero del gusto ingles. En el último tercio del siglo XVII los importadores ingleses estaban bien y numerosamente asentados en Oporto y se introducían en el interior del país. Dos hijos de un importador de Yorkshire  que habían sido enviados por su padre para aprender el negocio, se introdujeron en el Alto Douro, al llegar al monasterio de Lamego,  el abad les confeso que había añadió brandy durante la fermentación para mantener su sabor dulce y darle mas cuerpo. Sea la leyenda real o apócrifa, da a entender que el vino de Oporto, surgió de la necesidad primero de encabezar los vinos para fortalecerlos en su viaje al norte de Europa, para finalmente desarrollar la técnica de añadir alcohol durante la fermentación para mantener la dulzura natural y preparar los vinos para su añejamiento, que es el estilo vinificador oportes.  En esta estructura de país y territorio la orografía y la ordenación del mismo es clave.  85.000 parcelas de viñas se clasifican de  la A a la F, en función de la naturaleza del terreno, su posición y su altitud, variedades y edad de las cepas. Pocos viñedos en el mundo  tienen una ordenación tan precisa. Los vinos con origen denominados Oporto son  grandiosos como abrupto y grandioso es este valle fluvial.  El Douro y sus afluentes  con su orografía escarpada de un valle profundo, donde agua y piedra se dan la mano, son el crisol mágico donde nació esta civilización.

El clima es seco y caluroso en verano y de inviernos muy fríos, que son compensados por la titánica y centenaria actitud de los viticultores del Douro que han excavado, abancalado y parcelado la roca viva para enraizar sus viñas, estas llegan a  mas de 20 metros y las escuarteradas piedras las protegen con su calor, recibido de la insolación,   de las heladas cuando llegan las bortaciones y floraciones. El resultado es el Oporto este vino tan benefico, curativo y feliz que es la gran bendición.

TIPOS Y CARACTERISTICAS DE LOS VINOS DE OPORTO

Oporto blancos Oporto Tintos Ruby Vintage Character Tawny Vintage LBV* Colheita (reserva)
Finos son semis, secos y dulces Tintos con carácter resultante de mezclas de   diversas parcelas Porto rojo, con gran intensidad de frutas y   frescura Mezcla de vinos de calidad superior de 3 a 4 años   de edad. Es el mas tánico de todos los oportos Llamado así por su color leonado. De3 a 5 años de   edad. Envejecimiento rápido donde pierde su color rojo inicial para leonarse.También hay con indicación de añada La exquisitez de Oporto solo de las mejores   cosechas. De calidad excepcional sin mezclas se envejecen 2 años en roble y   después en botella. Vino de una añada envejecido  entre 4 y 6 años Caracter maduro afrutado y   tánico Son vinos de una sola cosecha, marcada en la   etiqueta clasificados como reserva o millesime

*LATE BOTTLED VINTAGE

Esta conjunción de terroir, y cultura tuvo su garantía al poco de nacer, el Marques de Pombal el gran hombre de estado portugués, creo en 1756 la Companhia General de Agricultura de las Viñas del Alto Douro, que como una institución reguladora, doto a los vinos de Oporto de un instrumento de vigilancia, severo y regulador. Esta Companhia creada por el  ilustrado Pombal, ordeno la dialéctica entre los viticultores y los comerciantes, y su efecto ha perdurado defendiendo  los valores de este gran vino durante los dos siglos siguientes.  No es solo cosa del pasado, ahora y desde que en la década de 1980 el Banco Mundial aposto grandes inversiones para restructurar la comercialización, la ordenación del territorio se ha demostrado otra vez como una herramienta estratégica. Algunos mercados eran consumidores de Oporto barato (como  Francia), la ordenación busco el reposicionamiento del Oporto en segmentos de precio superiores, y esto fue bueno para sacar a estos oportos del circulo vicioso de precios baratos, pagando una miseria a los productores y mano de obra aun mas barata, que habían creado algunos exportadores que lo utilizaban para mantener sus posiciones de control, especuladoras y hegemónicas sobre la miseria económica de los viticultores.

VARIEDADES BLANCAS DEL OPORTO: Malvasia Fina, Viosinho, Donzelinho, Gouveigo, Codega y Rabigato

VARIEDADES TINTAS DEL OPORTO: Amarela, Barroca, Roriz, Touriga Francesa, Touriga Nacional, Cäo

El Oporto es naturalmente un vino muy literario, quizá sea el mas de todos, George Meredith el novelista victoriano abanderado del feminismo dice en su novela “El Egoista”, “El Oporto es profundo como el océano, y es en su aroma donde mas se advierte su porfundiad”. Dickens señala el Tawny, como buen  naturalista, como ejemplo del vigor evolutivo de la vida. En Ana Karenina, el Porto, es el vino refinado para aquella gente disoluta, y José Mª Eça de Queiroz en sus “Campos Eliseos”, da la felicidad al personaje, Jacinto, al regreso a su país del Douro. !Y Stevenson!, que une sus mitos personales, el mar, los barcos, el vino, todo tan  oportiano, tan británico, tan ritual, tan sagrado.  Y sacramento viene del antiguo juramento – sacramentvm– de los ciudadanos romanos cuando tomaban el juramento militar para defender  la republica. Quiere decir  que ponían sus instintos e intereses supeditados  al servicio del bien común. Como el juramento de fidelidad del regimiento  britanico de la reina,  con el Oporto brindan  for the queen, ceremonias, ritos y brindis por la reina, los oficiales brindan individualmente con el Oporto vintage mientras permanecen  sentados y  la orquesta del regimiento toca el himno. Estos rituales de fidelidad no son cosa baladíes, cosas  de un  presente fosilizado, Shaspekeare en su Henry V, pone en boca del rey esta declamación momentos antes de la batalla; “Dotad a vuestros ojos  de terrible mirada, que atisben por las aspilleras del cráneo como si fueran  cañones de bronce, que les abrume su ceño tan terriblemente como una roca recortada. Ahora, apretad los dientes, ensanchad bien la nariz, contened firmemente el aliento y elevad vuestro espíritu al máximo. Adelante los más nobles ingleses, cuya sangre proviene de padres probados en la guerra, padres que como nuevos Alejandros lucharon en estos lugares desde el amanecer hasta al atardecer  hasta  envainar sus espadas exhaustos. Y vosotros hombres del campo, no deshonréis a vuestras madres dad testimonio que os engendraron aquellos a quienes llamáis padres, sed ejemplo para los hombres de  sangre vulgar y enseñadles a combatir, y vosotros buenos soldados cuyo coraje se forjo en Inglaterra mostradnos aquí,  el temple de vuestra casta, haced que juremos que sois dignos de vuestra crianza, lo cual no dudo, pues no hay ninguno de vosotros tan  bajo y tan vil, que no tenga lustre de nobleza en los ojos, ya os veo cual galgos tirando de la correa y preparándose para la carrera, ¡la partida esta cercana!  mantened vuestro espíritu y con el mejor animo gritar ¡Dios por Enrique, Inglaterra y San Jorge!“

Como bien señalara Joseph Losey en “Rey y Patria” es bien cierto que estos mitos y rituales se pueden utilizar por su lado oscuro, (como las ideologías, la religión ¡y la razón! recuerden al filosofo, “los sueños de la razón crean monstruos”). Pero todas ellas tiene también su lado luminoso, el ángel blanco de la naturaleza humana que decía Lincoln, y si no que se lo pregunten a los holandeses que este selecto regimiento britanico libero del exterminio alemán a finales de la ultima guerra mundial, los mitos y rituales de servicio a la libertad, a la republica, la patria y al rey, crean cohesión de grupo y esto dio el valor y el coraje que derrotaron al nazismo alemán y su nihilismo pagano anticristiano, antijudío y antieuropeo.

Pero el Oporto además de ritos sacramentales de la mas noble pompa y circunstancia es también el vino de las ceremonias mas glamurosas y el de los grandes presentes, Engels regalo  tres cajas de Oporto a Karl Marx para animarlo “he dicho que te envíen un vino que hará mucho bien a tu mujer”. Si el Champagne es el vino de los acuerdos internacionales, tratados de estadistas,  y regias recepciones, el Oporto es el ritual de la elegancia. Recuerden aquel magnifico film de Geroge Cukor “My fair Lady” basado en el Pigmalion de mi gran irlandés George Bernard Shaw,  cuando HIggins (magnifico Rex Harrison) y el coronel Pickering (impecablemente interpretado por Wilfrid Hyde-White)  están inquietos esperando a  que Elisa (Audrey Hepbrun)  baje por la escalera para llevarle  al baile de la embajada. Higgins a Prickering “Tome Oporto Pickering le calmara los nervios. No estoy nervioso. ¿Por cierto donde esta? Sobre el piano, ¿quiere Oporto Higgins? No gracias.  !Higgins lo que no puedo soportar de ud. es su odiosa impasiblidad!,  !en un momento en que hay tanto en juego, resulta insultante que no necesite una copa de Oporto!.  Baja majestuosa Elisa y Pickering la mira  bebiendo un sorbo de Oporto, ¡no cree ud que esta preciosa!. Higgins dice ¡no esta mal, no esta mal! y acercándose al piano donde esta la demi-john del Oporto se sirve en la tallada copa una buena ración que  degusta placenteramente. Oporto y sus vinos, un país de territoro puro y salvaje, de viñas y vinos civilizados y beneficos, inolvidables,  de gente amable y elegante, buenos anfitriones y humanistas, dueños de un patrimonio de la humanidad al que vale la pena regresar siempre.

Anuncis

Read Full Post »

ABSTRACTA VINICOLA Nº 5

PORTO, MADEIRA, MALAGA, ALACANT, XEST (1ª parte)

Dice el filósofo,  que desde la infancia todos partimos en busca de una visión, es posible que sea asi,  pero si es así, Proust tiene razón “la patria de cada hombre es su propia infancia” .Como era aquello tan bello, de Alberti “mi infancia es un patio de Sevilla”.  He sido bendecido por los dioses con la afición por los vinos de postre. A mi me destetaron con el añejo vino de mi pueblo, hecho con PX cultivado en los Visos (una mesa de 550 m de altitud, plana, abierta a los 4 soles y la rosa de los vientos) que alcanzaba 17º naturales y que se redondeaba con Mersseguera  y/o Plantanova del Pinar y los Pinos Veros y Moscatel de El Riuet. La bota familiar que había en la bodegueta de la casa valenciana a 2 mans, contenía la madre del primer vino que hicieron los cordiales allá por el tiempo de la repoblación postmorisca. La madera ya no aportaba mas que el efecto contendor, pero ya había dejado todo lo que tenia dejar en la madre y la solera del primer vino. Después de 1937 mi familia lo elaborababa en la cooperativa que ellos y otros como ellos –el autentico pueblo xestano- habían formado en 1937 (una autentica conjugada) en plena guerra civil, “la Carabassa” una coperativa mitica. Mucha gente entre ellos mi padre,  iban a comprar con la garrafeta este exquisito elixir. Este añejo era generoso, fragante, reconstituyente y restaurador, un bouquet amplio y armónico que sabia a terruño, a país, a fruta y a viña. Mi padrino y tio que además de ser un gran viticultor era un hombre entendido en la cultura y en el vino,  me hablo con admiración de que en otra parte del mediterráneo, en los montes de Málaga, había un vino hecho con las mismas uvas, que era aun mejor, que era una joya, yo era un crio y como  que estábamos tableando y al mulo aquel había que prestarle mas atención que a la xarrada,  tome nota y me lo archive en la memoria, por si en el futuro me era de utilidad, !y vaya que si lo fue! También en la otra cooperativa de mi pueblo, que ahora anda lia con la modernidad espumosa, con el asunto ese del Reymos,  hacían un añejo superlativo, un gran vino al que la botella había mejorado el bouquet, el Cambrillas de PX y 15º,  aun recuerdo su grandeza y la hecho de menos.

Cuando estuve en Andalucía haciendo el servicio militar, conoci una tierra alejada del folklore y la propaganda española, que me enamoro profundamente, no era la baja Andalucia, eran;  la Sierra de Facinas a mil y pico metros de altitud, con  sus cumbres nevadas, a tiro de piedra del estrecho y desde donde se divisaba África.  Tarifa (la punta de Europa y la unión de los dos mares*), las playas de  Almeria (Carboneras), Arcos de la Frontera y sus callejas tan parecidas al lugarico viejo donde vivía mi familia. Pero hubo un lugar que me cautivo y en mi testamento vital hay una herencia para ella, los Montes de Málaga, con  sus sierras, sus laderas, sus divisorias y sus viñas, su PX, su Moscatel, su Moscatel de Málaga, oro puro en la tierra, y su Romé, sí la Romé de Roxas Clemente, el ultimo vestigio vivo de que la tintorera es una uva milenaria, y no como dice un enólogo francés que trabaja en Utiel-Requena, que solo tiene ciento y pico años y es la alicante-bouschet (!pero que fanática es la ignorancia!, de ahí al tanibalismo solo hay una delgada línea tonta). Allí, en las axarquias, sierras y montes vive un pueblo, el vitícola malagueño que hace uno de los grandes vinos del mundo, el Transañejo de Malaga, pura civilización. Tiempo despues de que mi tio-padrino me hablara de el, mientras tableabamos las secas tierras de el Pinar, tuve mi experiencia vital malagueña, que recordare siempre mientras viva y que conte en un articulo para El País y que tuvo la suerte y la bendición de ser premiado por el prestigioso premio a la literatura gastronómica Juan mari Arzak, que convoca cada año Freixenet y la UA de Barcelona “La Cultura del origen en la gastronomía” fue un  articulo largo (ocupo toda una pagina en El País) e influyente, esta influencia llego hasta la web del MAPA “alimentos de España”, entresaco aquí ese párrafo,  porque lo que una vez esta escrito bien,  no se puede mejorar. “Esta no acaba en su restaurante sino que transmite su beneficio a la sociedad por la influencia que el comer y beber ejerce en el ser humano. Yo siempre recuerdo con orgullo y placer la motivación que el disfrute gastronómico produce en la gente, cuando al mando de una pequeña unidad de la infantería de marina hicimos una larga marcha a los montes de Málaga. Para animar a aquellos conscriptos les contaba la historia y magnificiencia de los vinos de los montes de Málaga donde la Pedro Ximenez y el Moscatel producían los mas sabrosos y naturales del mundo, cuando por fin llegamos, tuvimos la recompensa anunciada, pues las gentes de las pequeñas explotaciones vitivinícolas nos recibieron en sus humildes casas, dándonos asiento a la lumbre y de beber el preciado néctar. Tuvimos la satisfacción mientras paladeábamos con fruición aquel caldo generoso, dulce pero a la vez añejo, de recibir la hospitalidad y el candor del alma del pueblo andaluz, y todo ello; los pequeños viñedos junto a la casa-bodega, los montes, el clima, la vecindad del mar y la cultura de esos viticultores montañeses es lo que hacia y aún hoy hace, que el vino de los montes de Málaga sea uno de los grandes cru del mundo, y que demuestra que la gastronomía tiene en la producción con origen la base cultural de su filosofía”. Párrafo del artículo publicado en el País el 14 de junio del 2005.

Años después haciendo el Anuario del Vino Español, volvi a Málaga, y de la mano de Félix Valencia, director técnico de bodegas Larios y el sumo hacedor del brandy 1866, enólogo amigo de Pepe Guillen, los dos de la misma grandeza de la misma categoría,  conocí su enología. Me regalo Félix Valencia un libro que es joya de la corona de mi biblioteca, “El vino de Málaga” de Adolfo Vasserot Fuentes.  Félix hacia también un vino benefactor, El Benefique, un vino de licor por el que bien vale pagar un rescate de la prima de riesgo. Unos vinos benditos,  como el de los montes de Málaga y el de las sierras de mi pueblo, por el que  uno es bendecido, cada vez que los bebe.

El gran cocinero vasco Juan Mari Arzak

que da nombre a este prestigoso premio.

*Fernando Rodriguez Garcia Bel fue secretario –un magnifico secretario-del CRDO vinos de Xeres-Jerez-Sherry, además de una bellísima persona, era  un erudito humanista y un gran caballero andaluz, lleno de una empatía y generosidad que solo los irlandéses y los andaluces son capaces de tener. Fernando conocía bien Tarifa y sabiendo como sabia que yo  pase por aquellos mares y playas, me conto la anécdota ¿sabes porque llaman a Tarifa paraíso entre mares? no ¿Por qué?    ¡Porque la mare que trajo al poniente y la mare que trajo al levante!

D.O.  Malaga            www.vinomalaga.com

Cheste Agraria           www.reymos.es

Read Full Post »